El coche del pantano



En mi última visita a Tiurana, desde el lado oeste divisé al otro lado de las aguas una mancha azul que a lo lejos parecía un coche.
Aquella visión me dejó pensando como habia llegado aquel coche allí, era una zona a primera vista despoblada y muy lejos de lo que en su dia fuè el pueblo de Tiurana, aquella impresión me hizo volver a ir............

Con la gran ayuda de mi buen amigo Marc nos endinsamos en una odisea, llegar al "coche azul".
Después de mas de una decepción, al fin conseguimos llegar a buen puerto.

Allí habia habido una gran casa, aún pudimos ver sus ruinas entre las aguas y en lo que en su dia habia sido una era y un pajar estaba este coche, un señor Seat 132, rodeado de bicicletas de la posguerra y herramientas de labranza.
El paisaje a nuestro alrededor era de lo más entristecedor, se me venia a a la cabeza la familia que vivió en aquella casa y que por obligación tuvo que dejar bajo las aguas lo que hasta aquel dia habian sido sus recuerdos...........

Juzgad vosotros mismos!

Actualmente, con el Pantano a pleno rendimiento la casa, el coche y los demás compañeros de viaje volverán a reposar bajo las aguas de un pantano que nunca se llenó en sus totalidad, pero que inundó los recuerdos y una forma de vida de los habitantes de un pueblo.