El Pirineo desconocido (1ª Parte) - Tras la huella de Arnau



Viajemos hasta el siglo XI a uno de los valles donde los cristianos subsistian en pequeños reductos, lugares de muy dificil acceso, reconditos escondidos y debido al clima hivernal casi inaccesibles, pueblos donde vivían casi inadvertidos y asi, evitar la supremacía de los arabes.
Es aquí, en esta olvidada tierra donde nace uno de los caballeros más olvidados de la historia, Arnau Mir de Tost, pieza clave de la reconquista y a la vez una de las figuras más olvidadas de nuestra historia.

Allá donde las carreteras no nos llevan y la cobertura de los telefonos moviles es aún una utopía, mas que subsisten, hoy en dia existen lugares practicamentes intactos desde aquellas remotas gestas, pueblos donde algo nos dice aún que fueron algo más, un eslabón clave de nuestra sociedad actual, actualmente abandonados por sus últimos pobladores hace más de cuarenta años pero, de una manera casi mágica, descansan en el Olimpo de la historía como si de un indulto disfrutaran por sus servicios prestados, ya que confinados ahora entre el turismo y los deportes de aventura dedicados a los foraneos de un Pirineo cada vez menos rural, estos vestigios son y espero que sigan siendo, tan igual de inaccesibles como en su dia lo fueron para los sarracenos.

Con estas palabras, comienza una serie de entradas dedicadas a seguir la huella de Arnau y sus orígenes así como una muestra fotografica de lo que actualmente podría llegar a afirmar es una de las zonas más escondidas y de dificil acceso de los Pirineos, y por motivos obvios, por miedo a las tribus de Vandalos que asolan nuestros confines pasan a ser lugares de cuyo nombre no quiero acordarme.......

Para saber más acerca de nuestro personaje, os invito al Blog de Carlos Bravo Suarez donde nos muestra una biografia de Arnau Mir de Tost digna de Cum Laude.

La Carretera Radial de Madrid a Barcelona



Las carreteras Radiales, nacen de la idea del rey Carlos III de crear una red de caminos reales que unieran Madrid con el resto de ciudades importantes del estado de una manera radial, en los inicios de la era automovilística, los caminos reales fueron adaptandose a sus nuevos moradores, pero todavía conviviendo con los animales de carga, los carros, carrozas y diligencias y los viajeros de a pie o a caballo.

Una curiosidad de las Carreteras Radiales era la existencia de una acera que curiosamente nacía en Madrid y finalizaba al final de su recorrido, junto a ella se plantaban numerosos arboles para dar cobijo a los sudorosos viajantes y era común la existencia de fuentes, fondas, así como ermitas o iglesias para el culto en los viajes.......
Poco a poco fueron apareciendo gasolineras, restaurantes y primitivos talleres mecánicos sobretodo en los puertos de montaña para atender los "calentones" de aquellos vehiculos que circularon por ellas y las famosas casetas de los "Peones Camineros" hasta ya entrados los cuarenta y principios de los cincuenta, cuando fueron totalmente remodeladas y pasaron a llamarse las conocidas "carreteras Nacionales".

Es dificil encontrar muchos tramos ya que la construcción de las nacionales y recientemente de las autovias hicieron desaparecer la mayoría de ellos, pero fruto de la investigación y sobre el terreno y con la ayuda, eso si, de un 4x4 y sobretodo a pie, encontré numerosos tramos de la Carrtera Radial de Madrid a Barcelona en las provincias de Lleida y Barcelona, pasando por dos puertos de montaña que han ido quedando en el recuerdo poco a poco, La Panadella, aún con vida sus restaurantes y gasolineras, aunque cerrados sus talleres y algún que otro restaurante y el Puerto del Bruch, el cual ya hace años que fue cambiado por un tunel y aún conserva lo que fué su gasolinera, actualmente una casa particular.

Otras sorpresas fueron el coche de los años 30 de la foto que aún descansa en una cuneta y los númerosos carteles de "nitrato de Chile", "Michelín" o de los inicios de "Seat" que descansan bajo la maleza o como decoración de antaño numerosas casas.